Sistema fotovoltaico, la solución ideal para tener electricidad en lugares aislados

Sistema fotovoltaico, la solución ideal para tener electricidad en lugares aislados

En lugares aislados sin acceso a la red eléctrica, una forma sencilla y eficiente de disponer de energía eléctrica es instalando un sistema fotovoltaico con baterías.

Se trata de una instalación ecológica y segura que genera energía eléctrica durante las horas diurnas.

Esta energía se acumula en baterías, de modo que puede ser utilizada cuando sea necesario.

Una instalación de este tipo puede tener cualquier tamaño en función del uso que se le dé, tan pequeñas como para señales de tráfico y tan grandes como para instalaciones ganaderas, casas de turismo rural, viviendas aisladas, refugios de montaña, etc.

A continuación se describe el funcionamiento básico de un sistema fotovoltaico:

1) Los paneles solares transforman la radiación solar en energía eléctrica. Un dato de referencia es que cada celda de un panel solar es capaz de generar una tensión de 0,5 v. Como una instalación fotovoltaica suele funcionar a 12 o 24v, será necesario conectar las celdas en serie para obtener la tensión necesaria.

Otro parámetro muy importante de los paneles es la potencia que son capaces de generar. Conociendo la previsión de cargas de una instalación, es posible calcular el número de paneles que será necesario.

2) El conjunto de paneles solares se conecta a un regulador de corriente, elemento que gestiona las cargas y descargas de las baterías, de modo que la duración y rendimiento de éstas dependen del correcto funcionamiento de dicho regulador.

Durante los periodos de carga, ajustará la tensión para que la carga sea la adecuada y no se produzcan sobrecargas de las baterías. Durante el uso de las mismas, evitará las descargas profundas.

Existen reguladores que disponen de salidas adicionales para poder alimentar de forma directa instalaciones que funcionen a 12 o 24v en corriente continua, por ejemplo instalaciones de alumbrado.

3) Las baterías son los elementos que acumulan la energía eléctrica generada hasta su uso. Su funcionamiento se basa en reacciones químicas reversibles, generalmente entre plomo y ácido sulfúrico. Existen baterías especialmente diseñadas para trabajar en instalaciones fotovoltaicas que permiten obtener un mayor rendimiento y alargar su vida útil. Se suelen denominar baterías estacionarias y pueden presentarse en forma de celdas agrupables denominadas Opzs o Topzs, o elementos monobloc.

4) Las baterías también están conectadas a un inversor que transforma los 12 o 24 v en corriente continua de las baterías a los 230 o 400v en corriente alterna que usan la mayoría de las instalaciones eléctricas.

5) A partir del inversor, la instalación eléctrica es igual que cualquier instalación conectada a la red eléctrica.