Seguridad al manejar una batería de plomo ácido

Seguridad al manejar una batería de plomo ácido

Debido a que las baterías de plomo-ácido están formadas por productos químicos, productos secundarios de sus reacciones químicas, así como también circulan en ellas corrientes eléctricas, pueden suponer un peligro para las personas que operan, hacen mantenimiento y / o cargan las baterías si no se tiene conocimiento de las medidas de seguridad a seguir.

Por lo tanto, a la hora de manipular con baterías debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:
  • El ácido sulfúrico (electrolito) de las baterías es altamente corrosivo. Si éste se derrama en la ropa o en el cuerpo, lave el área afectada inmediatamente con agua abundante durante al menos 15 minutos. En el caso de una salpicadura en los ojos, no los cierre, enjuaguelos con agua durante el tiempo ya mencionado y busque atención médica lo antes posible.
  • Utilice equipo de protección, como gafas, bata, guantes y botas. Procure no ponerse los pantalones dentro de las botas ya que si se derrama ácido se puede formar un charco dentro de estas.
  • La preparación del electrolito (37% de ácido sulfúrico aproximadamente) puede resultar peligrosa por el calor generado en el proceso. Es vital que el ácido concentrado se añada al agua (y no al revés) para aprovechar la alta capacidad calorífica del agua, y para evitar producir salpicaduras de ácido.
  • En caso de que se produjera un derrame importante de ácido en el suelo nunca se debe tirar agua encima, sino absorberlo con un material absorbente que una vez impregnado de ácido deberá ponerse en una bolsa para residuos peligrosos, y no a las basuras domiciliarias. Entonces, cualquier traza o mancha de electrolito que pueda quedar en el suelo, se puede neutralizar limpiándola mediante una solución de bicarbonato de sodio (125g / l de agua) seguida de un aclarado final con agua.
  • En ambientes marinos, no permita que la solución de la batería se mezcle con agua de mar, ya que puede producir gas cloro que es venenoso.
  • Siempre practique la buena higiene y lávese las manos después de tocar una batería y antes de comer. Si toca las placas de plomo de una batería y no se lava las manos, puede resultar expuesto al plomo. Los signos de exposición al plomo incluyen pérdida del apetito, diarrea, estreñimiento con dolor de vientre, dificultades al dormir y fatiga.
  • Como las baterías producen gases inflamables, es muy importante almacenar y dar mantenimiento a las baterías en un área de trabajo bien ventilada y alejada de fuentes de ignición. Los cigarrillos, las llamas o una simple chispa puede hacer que la batería explote.
  • Utilice herramientas no conductoras (rodéalas con cinta aislante si es necesario). Evite llevar objetos metálicos como joyas, ya que una corriente de cortocircuito puede soldar un anillo o brazalete al metal y ocasionar quemaduras graves.
  • En el traslado de una batería, hay que tener cuidado para evitar derrames de ácido. Asegúrese de que la batería esté bien sujeta y en posición vertical en el vehículo o equipo.
  • Las baterías contienen plomo en su interior. Por lo tanto, cuando la capacidad es mayor a 50Ah, su peso pasa a ser considerable. Nunca incline la espalda, recuerde que son sus piernas y rodillas las que deben realizar el esfuerzo más importante a la hora de levantar la batería. Una batería siempre debe levantarse tomándola de la base, evite hacerlo los bornes, ya que podría dañar el sellado de los mismos.
  • Por el mismo hecho de que contiene plomo (además de ácido sulfúrico), al final de su vida útil, no se puede tirar a las basuras domiciliarias, hay que llevarla a un circuito de reciclaje o entregarla a quien le suministre la batería nueva.
  • Al conectar los terminales de un cargador externo a la batería, ponga siempre primero el cable rojo al borne positivo y luego el cable negro al borne negativo. Para desconectar, primero saque siempre el cable negro y luego el rojo. Es necesario seguir este orden para evitar posibles chispas.
  • Asegúrese de que, al instalar la batería, la polaridad de las terminales sea la correcta, en caso contrario, podría dañar el equipo a alimentar. Puede utilizar un analizador o tester de baterías para comprobarlo.