renobat® apuesta por las baterías de litio para la industria cárnica española

bateria litio

renobat® apuesta por las baterías de litio para la industria cárnica española

La última incorporación al catálogo de Renobat son las primeras baterías de litio (diferentes tecnologías entre ellas LiFePo4) para carretillas de interior. Permite grandes reducciones de los costes energéticos y aumenta los niveles de productividad. 

Gracias a la gran precisión de sus ajustes, el sistema es capaz de cumplir incluso los requisitos de seguridad más exigentes. Entre todas las fuentes de energía alternativas disponibles actualmente, son las baterías de litio hierro fosfato  las que mejores perspectivas ofrecen a corto plazo.

A diferencia de las baterías de plomo y ácido(bastante limitadas para el uso de carretillas durante más de un turno y para las aplicaciones que requieren grandes cantidades de energía), las baterías de ion de litio destacan por tener una densidad energética por unidad de volumen extremadamente elevada. Con las baterías de litio hierro fosfato es posible almacenar el doble de energía útil en el mismo espacio. Esto, a su vez, permite que la carretilla funcione durante dos turnos en lugar de solamente uno.

Con este enfoque, las compañías que trabajan con carretillas elevadoras pueden ahorrar parte del tiempo y los costes que supone remplazar las baterías sin tener que preocuparse de reducciones en la vida útil de las baterías mediante el proceso de carga intermedio. Además, es posible ahorrarse el equipamiento para cambiar baterías (por ejemplo, bastidores de repuesto con cintas de rodillos). Lo mismo se aplica también a las salas de carga. Las baterías de ión de litio se cargan en dos horas, y no requieren una carga extra o de ecualización para su protección contra la sulfatación. Esto también ahorra tiempo y energía. En último lugar, pero no por ello menos importante, los cargadores alta frecuencia para baterías inteligentes que interactúan entre sí ofrecen nuevas oportunidades para administrar y optimizar existencias de baterías, y garantizan una disponibilidad máxima al mismo tiempo que reducen costes energéticos y de manipulación.

El sistema de gestión de baterías integrado asegura que la batería de litio hierro fosfato  no sufra descargas profundas ni sobrecargas. Este sistema supervisa el estado de los elementos de la batería de modo continuo y los protege frente a usos incorrectos. La pantalla se emplea para mostrar al conductor información sobre el estado general de la batería, el estado de carga de la batería y el tiempo de carga restante. Además, las baterías de ión de litio permiten un número de ciclos de carga como mínimo dos veces superior al que permitían las baterías de plomo y ácido durante su vida útil, e incluso mucho mayor en función del uso que se les dé. Estas baterías también ofrecen mejores valores en cuanto a la extracción de energía: las baterías de litio ferro fosfato pueden descargarse hasta un 95% sin que se produzcan daños permanentes, mientras que en las baterías de plomo y ácido este parámetro tan solo alcanza el 80%. Otro de los beneficios de las nuevas baterías es que no requieren mantenimiento, incluso el problema de la emisión de gases y riesgo de vertido de ácido es ya cosa del pasado.

Por todas estas ventajas un sector que agradece este nuevo producto es la industria agroalimentaria. Su sistema de trabajo de más de un turno y las exigencias higiénico sanitarias del producto que transforman y fabrican, hacen del litio casi una necesidad.

Precisamente Renobat realizó a primeros del 2015 las primeras ventas en una importante empresa del sector de la carne ubicada en Osona, comarca catalana con una importante presencia de industria especializada en la carne de cerdo. Si quiere conocer más sobre este tipo de baterías contacte con nosotros  y un técnico especializado le asesorará.