El CSIC participa en el diseño de un vehículo eléctrico completamente reciclable

vehículo eléctrico completamente reciclable

El CSIC participa en el diseño de un vehículo eléctrico completamente reciclable

Un proyecto internacional en el que participan investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado el diseño de un vehículo eléctrico completamente reciclable. El nuevo coche, de momento solo experimental, está formado por piezas construidas con materiales de origen natural, como fibras naturales y bioresinas.

El CSIC participa en el diseño de un vehículo eléctrico completamente reciclable
El Proyecto Ecoshell (Development of new light high-performance environmentally benign composites made of bio-materials and bio-resins for electric car application, en inglés), ha desarrollado materiales innovadores para la fabricación de estos coches que los hace súper ligeros, ya que están realizados a base de fibras naturales y bioresinas. Informa el CSIC. Entre los materiales utilizados están la fibra de lino, el poliuretano bio y la resina epoxi bio.

“Aunque todavía es únicamente un diseño, queremos trabajar en él los próximos años para desarrollar un prototipo que pueda demostrar todas las cualidades que hemos conseguido”, señala el investigador del CSIC José Ignacio Robla, del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas.

Ligero, barato y práctico
El coche eléctrico desarrollado, un modelo utilitario de tipo L7e (de menos de 400 kg), tiene un consumo muy bajo, que ronda los 4,83 Kilovatios por hora, gracias a la ligereza que le confieren las fibras y bioresinas utilizadas en su fabricación.

Además, durante el proyecto, los investigadores han diseñado una planta de montaje con un impacto medioambiental mínimo, se ha consultado y aplicado las normativas vigentes de la Unión Europea, se ha desarrollado un plan de calidad para su producción y se ha analizado el ciclo de vida del vehículo en sí y de todos los materiales y procesos implicados en su fabricación. “Por todo ello, creemos que este vehículo sería una de las mejores alternativas a la movilidad en las grandes ciudades”, afirma Robla.El desarrollo del coche ha exigido, asimismo, rediseñar toda la estructura del vehículo, la arquitectura, las interfaces y los procesos de producción.

Ecoshell ha sido desarrollado por un consorcio europeo formado por empresas e instituciones de España, Francia, Reino Unido, Finlandia y Alemania.