¿Cómo son las baterías empleadas en los coches?

¿Cómo son las baterías empleadas en los coches?

La mayoría de las baterías que se emplean en los coches y vehículos motorizados son del tipo plomo-ácido y de 12 V. Estas baterías se componen de una caja o recipiente dividido, a su vez, en seis secciones denominadas “celdas” o “vasos”.

En el interior de los vasos se alojan varios grupos de placas de plomo (unas positivas y otras negativas) que se encuentran sumergidas en una solución acuosa denominada “electrolito”, compuesta por una mezcla aproximada de 40 % de ácido sulfúrico (H2SO4) “”elemento este altamente corrosivo”” y 60% de agua destilada (H2O).
En cada vaso de las baterías existe un grupo de placas de plomo (Pb), sumergidas en una solución compuesta por ácido sulfúrico ( H2SO4) y agua destilada (denominada “electrolito”). La reacción química que se produce entre el electrolito y las placas de plomo cuando cargamos la batería con corriente eléctrica, provoca que esa carga se retenga para su posterior empleo. Una vez cargada la batería cada uno de los vasos proporciona, de forma independiente, una tensión de 2,2 volt. A su vez, todos los vasos se encuentran conectados interiormente en serie, por lo que en total se obtiene una tensión nominal de 13,2 volt al vacío, o sea, cuando no hay carga alguna conectada a los bornes o postes positivo y negativo de la batería. Si desenroscamos los tapones que cubren cada vaso, tendremos acceso al interior de la batería, lo que nos permite rellenarlos con agua destilada cuando el electrolito disminuye de nivel debido a la evaporación natural que se produce con el uso de la batería
Cuando la batería se encuentra completamente cargada tendrá algo más de los 12 volt necesarios para que se pueda poner en funcionamiento el motor eléctrico de arranque, pues si multiplicamos los 2,2 volt que proporciona de forma independiente cada vaso de la batería por los seis que tiene en total, obtendremos como resultado: 2,2 volt x 6 vasos = 13,2 volt
Sin embargo, cuando accionamos el interruptor del coche para mover el motor de arranque, debido a su alto consumo de corriente eléctrica se produce una caída de tensión, por lo cual la batería en lugar de 13,2 volt entrega solamente 12 volt.
La cantidad de energía eléctrica que “retiene” o “acumula” una batería cuando recibe carga eléctrica se denomina “capacidad” y se mide en ampere-hora (A-h). La mayor o menor capacidad de almacenamiento de carga de una batería depende del área que tengan las placas de plomo. Una vez cargada la batería, su energía estará disponible en todo momento para arrancar el motor del coche.
Las baterías de plomo-ácido son, por norma general, las más utilizadas en los coches. Este tipo de batería tiene la característica de ser reversible, o sea, que una vez descargada se puede volver a cargar, lo que permite reutilizarla una y otra vez, tal como ocurre en los coches y otros vehículos automotores.