Coches eléctricos / híbridos enchufables

Coches eléctricos / híbridos enchufables

El ritmo de implantación del vehículo eléctrico está lejos de ser lo que se esperaba. Llegará, de eso nadie tiene dudas, pero lo hará más despacio y con fases intermedias como la de los híbridos enchufables, que parecen de momento la opción comercial más atractiva.

El año pasado se matricularon 1.585 vehículos eléctricos (477 turismos) en España. Ese es el dato. Para decir que es un dato muy pobre basta echar la vista atrás apenas tres años y descubrir estimaciones que barajaban la cifra de 50.000 unidades vendidas en 2012. Claro está que la crisis ha provocado un bajón espectacular en las ventas de todo tipo de vehículos. El patio no está para coches y es evidente que el lanzamiento del vehículo eléctrico ha llegado en el peor momento. No solo por la depresión del consumo de quienes podrían pensar en comprarse uno. También porque su implantación requiere de infraestructuras de recarga para las que hay poco dinero público. Y las empresas fabricantes se tientan hoy más que nunca la cartera antes de acometer inversiones para producir los nuevos modelos.
Así las cosas no es de extrañar que el estudio global sobre automoción de la consultora KPMG, basado en encuestas a 200 directivos del sector y publicado el pasado mes, apunte que “la historia de amor con el coche eléctrico puro se ha desvanecido un poco mientras crece el interés por los híbridos y por los motores de combustión interna mejorados”. Los que parecen haber ganado muchos enteros son los híbridos enchufables, que son vistos con el mayor potencial de ventas hasta 2018, superando a los híbridos convencionales.
Fuera de España también los eléctricos de autonomía extendida están dando la talla, lo que corrobora esa necesidad de superar algunas fases intermedias antes de la llegada masiva del eléctrico puro. En Estados Unidos se matricularon el año pasado 23.400 unidades del Chevrolet Volt. No alcanzaron su objetivo de ventas, pero supone el triple que en 2011.
En China, un país que por su tamaño podría acelerar por sí solo el ritmo de implantación del coche eléctrico, están cada día más preocupados por la contaminación. Por eso Shanghai, la capital económica, ha comenzado a ofrecer matrículas gratis para los eléctricos. Conseguir allí una matrícula nueva implica un desembolso extraordinario.
Hasta 9.000 euros se pagaron en la subasta mensual de enero. La medida intenta frenar el incremento desmesurado del número de coches en una ciudad saturada y con graves problemas ambientales. Shanghai cuenta ya con más de 1.000 puestos de recarga y tiene planes para instalar otras 50 estaciones con 5.000 puestos de recarga en los próximos tres años.
82.000 electrolineras en 2020
El pasado 24 de enero la Comisión Europea anunciaba el lanzamiento de un paquete de medidas que incluye la aprobación de una directiva para “garantizar la creación de estaciones de combustible alternativas en toda Europa con normas comunes de diseño y utilización”. Es una medida de extraordinaria importancia porque el establecimiento de estándares comunes era una de las principales demandas del sector y puede suponer un revulsivo importante. Las medidas afectan a vehículos movidos por electricidad, hidrógeno, biocarburantes, gas natural y gas licuado del petróleo.
En el caso de los vehículos eléctricos, la CE pide pasar de 11.749 a 795.000 puntos de recarga. El objetivo para España es alcanzar 82.000 estaciones (frente a las 1.356 que había en 2011) para abastecer los 2,5 millones de vehículos eléctricos que el Plan de Acción Nacional de Energías Renovables de España 2011-2020 (PANER) estima que circularán en 2020, la cifra más alta de toda la UE. Aunque una vez más, no dejan de ser estimaciones.
Es probable que el Consejo apruebe la directiva este mismo año, aunque luego hay que sumar el período de transposición a las normativas de los Estados miembros. La CE considera que “los esfuerzos por proporcionar incentivos a los combustibles alternativos han sido insuficientes y no estaban coordinados”. De ahí la preparación de la nueva normativa. “La mayoría de las iniciativas emprendidas hasta ahora se dirigían principalmente a los vehículos y los combustibles mismos, sin tener en cuenta la distribución de los últimos”, señalan desde Bruselas.
“El objetivo es crear una masa crítica de puntos de recarga para que las empresas produzcan masivamente los coches a precios razonables”. También entienden que es esencial contar con un enchufe común para toda la UE, por lo que afirman que “para acabar con la incertidumbre del mercado, la Comisión ha anunciado que la norma común para toda Europa es el enchufe de tipo 2 (Mennekes, el más usado)”. El coste de crear una red mínima de puntos de recarga en la UE será de aproximadamente 8.000 millones de euros, según los cálculos de la Comisión. La infraestructura de recarga en 2011 en la UE contaba con 11.749 puntos. Alemania, con 1.937, Holanda, con 1.700, y Francia, con 1.600, son los países más dotados. En torno a los 1.350 están España, Italia y Portugal. ?
Ayudas a la compra de un coche eléctrico
Algunas comunidades autónomas todavía cuentan con fondos procedentes del Plan Movele, que se puso en marcha en 2009 y que ha ido prorrogando sus ayudas hasta el año pasado. Además, en septiembre de 2012 se puso en marcha el llamado Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente, conocido como Plan PIVE, que partió con un presupuesto de 75 millones de euros. Su objetivo es retirar de la circulación 75.000 vehículos con más de 12 años de antigüedad, en el caso de los turismos (M1) y 10 años, en el caso de lo comerciales (N1).
El mes pasado Mariano Rajoy anunció la prórroga del plan, que duplica su presupuesto hasta los 150 millones de euros, y que abre el abanico a los turismos de 10 años y los vehículos comerciales de 7. Según Anfac, la patronal española de fabricantes de automóviles, gracias al PIVE el Estado ha ingresado 296 millones de euros en recaudación fiscal. Cuatro veces más que los 75 millones invertidos en 2012.
Los vehículos susceptibles de recibir las ayudas -mínimas de 2.000 euros- tienen que ser de clase A o B en la Base de Datos del IDAE de consumo de carburantes y emisiones de CO2 en coches nuevos. Y no pueden superar los 25.000 euros de precio.
ELÉCTRICOS
 
– Nissan Leaf
Nissan acaba de anunciar una rebaja de 3.000 euros en el Leaf, el primer eléctrico puro del mercado fabricado en gran serie, del que ya se han vendido 50.000 unidades en todo el mundo. Su precio será ahora de 33.000 euros. El motor eléctrico, de 80 CV, es alimentado por baterías de ion litio, que logran una autonomía de 175 km. La velocidad máxima es de 145 km/h. Tiene un modo Eco para optimizar todos los consumos: de velocidad, de aire acondicionado, etc. La carga doméstica completa se hace en ocho horas mientras que la rápida permite cargar un 80% de la batería en unos 30 minutos. El Leaf fue declarado Coche del Año en el Mundo en 2011 por un jurado compuesto por 66 periodistas especializados de 24 países.
– Renault Twizy
De todos los vehículos eléctricos vendidos en España el pasado año, 932 han sido Twizy, un biplaza (una delante y otra detrás) que se fabrica en exclusiva en la factoría de Valladolid. Mide 2,33 m de longitud y 1,23 de ancho. Cuenta con dos versiones. El Twizy 45, de 4 kW de potencia y una velocidad máxima de 45 km/h, que se puede conducir con permiso de ciclomotor a partir de 15 años. Y el Twizy Urban (5.409 euros) para carnet B, 13 kW de potencia y 80 km/h. Las baterías se alquilan al precio de 50 euros al mes, tiene una autonomía de 100 km. La recarga completa en enchufes domésticos se realiza en tres horas y media.
– Volkswagen Up!
La variante eléctrica llegará en 2013 con su configuración definitiva. El fabricante alemán montará en este utilitario un motor de 82 CV y baterías de litio. El precio rondará los 19.000 euros, a lo que debemos sumar 60 euros al mes por la batería.
– Renault Zoe
Las primeras versiones de esta berlina compacta de 90 CV, 4,1 metros de longitud, cinco plazas y un maletero de 340 litros, llegaron el año pasado. Pero el Nuevo Zoe, que saldrá a la venta en marzo, presenta interesantes novedades. Por ejemplo, crece la autonomía hasta los 210 kilómetros de autonomía y su precio rondará los 21.000 euros. Las baterías se alquilan aparte.
– BMW i3 Coupe
Con una estructura de fibra de carbono para reducir el peso, el i3 de BMW mide 3,85 metros, cuatro plazas y mantiene el carácter deportivo propio de la marca. De hecho, su motor tiene una potencia de 170 CV y acelera de 0 a 100 km/h en ocho segundos. Llegará a finales de año, con una autonomía de 180 km.
– Ford Focus Electric
Su lanzamiento estaba previsto para finales de 2012 pero llegará el próximo verano. Tendrá una autonomía de 165 km y una velocidad máxima limitada a 136 km/h. El fabricante destaca que puede recargarse en la mitad de tiempo que los eléctricos de su categoría, es decir, en 3-4 horas en un enchufe doméstico.
– Smart fortwo
Otro modelo que ha retrasado unos meses su lanzamiento. Dispone de una batería
de 17,6 kWh, con una autonomía de 145 km y un tiempo de recarga de unas tres horas y media para llegar al 80%. En un enchufe doméstico la recarga completa dura unas ocho horas y una hora en un poste de recarga rápida. Alcanza una velocidad máxima de 120 km/h, con una notable capacidad de aceleración. Ofrece carrocerías cupé y cabrio y precios desde 18.950 euros, más el alquiler mensual de las baterías.
H͍BRIDOS ENCHUFABLES
 
– Toyota Prius Plug-in
En 2012 se vendieron 406 unidades de este coche (3.469 del Prius híbrido convencional). El Toyota Prius Plug-in fue el primer híbrido enchufable que llegó a España. Sus baterías de ión litio, de 4,4 kWh, permiten hacer 23 km. De forma conjunta, sus motores térmico y eléctrico entregan 136 CV de potencia. Alcanza una velocidad punta de 180 km/h y un consumo medio de 2,2 litros a los 100 km (un 30% menos que el híbrido normal), con unas emisiones de CO2 de 49 g/km. Las baterías se recargan en una hora y media. El Prius Plug-in permite tres modos de conducción. El modo HV, con las mismas características del híbrido. El modo EV utiliza al máximo la batería, haciendo posible una conducción sólo con el motor eléctrico. Y el modo EV-City, que da prioridad a la tracción eléctrica y permite un mayor uso del acelerador antes de que entre en marcha el motor de gasolina.
– Mitsubishi Outlander PHEV
Se presentará en marzo, en el Salón de Ginebra, aunque su lanzamiento en Europa no llegará hasta el mes de julio. El todoterreno híbrido enchufable de Mitsubishi podrá recorrer hasta 52 kilómetros en modo eléctrico. El consumo combinado es de 1,9 litros por cada cien kilómetros y las emisiones de dióxido de carbono (CO2) alcanzan 44 gramos por kilómetro. Dispone de una maletero de 463 litros.
– Volvo V60 PHEV
Este diésel enchufable permite recorrer 50 kilómetros en modo eléctrico puro. Según contaba el fabricante a finales de 2012, “el lote de 1.000 unidades del primer año se han vendido, incluso, antes de que el vehículo llegara a las salas de exposición y los libros de pedidos para el año que viene (2013) ya se están llenando”. Combina un motor 2.4 turbodiésel de 215 CV con otro eléctrico de 70, acoplado en el eje trasero, que posibilita la tracción 4×4. Dispone de cambio automático y tres modos de funcionamiento: híbrido, eléctrico y deportivo. En el primero se combinan los dos motores, con un consumo medio de 1,9 litros, una autonomía máxima de 1.200 km y unas emisiones de CO2 de 50 g/km. Las baterías de ion litio de 12 kWh se pueden cargar en tres horas en un enchufe doméstico. Su precio estará en torno a 60.000 euros.
AUTONOM͍A EXTENDIDA
 
– Opel Ampera
Disponible desde hace un año, el Ampera es el hermano gemelo del Chevrolet Volt. Su precio, antes de ayudas, es de 47.000 euros. Permite recorrer los primeros 60 km con las baterías. Después se pone en marcha un motor de gasolina de 86 CV para alimentar el motor eléctrico que mueve las ruedas. Las baterías de ión litio de 16 kWh, que deberían durar diez años según el fabricante, dan vida a un motor eléctrico de 150 CV/111 kW. Según Opel, el coche ofrece una autonomía total de más de 500 kilómetros, consume 1,2 litros a los 100 km y emite 27 gramos de CO2 por km. Su velocidad punta es de 161 km/h. El vehículo se puede recargar en unas cuatro horas. Mide 4,49 de largo por 1,78 de ancho